Los estudiantes del MIT han desarrollado un brazalete, llamado Wristify, que puede cambiar la temperatura del cuerpo humano. Dicen que el brazalete termoeléctrico podría ayudar al medio ambiente en la reducción de aires acondicionados y sistemas de calefacción.

El aumento de la temperatura de un gran edificio con sólo 1C puede llegar a consumir alrededor de 100 kWh al mes, que no es barato y bueno para el medio ambiente. El brazalete Wristify puede alterar fácilmente la temperatura de una persona en varios grados centígrados.

El equipo del MIT encontró que la alteración de la temperatura en una parte del cuerpo puede

hacer que todo el cuerpo se sienta más caliente o más frio. El Wristify es capaz de trabajar a un ritmo de 0.4°C por segundo.

Wristify

Wristify, que es todavía un prototipo, funciona con un disipador de calor de cobre y aleación basada en la muñeca. Mide automáticamente la temperatura de su cuerpo y hace ajustes para mantener el nivel al que se le ha ajustado. Incluso el modelo (prototipo) es

capaz de trabajar durante ocho horas, gracias a

la batería de polímero de litio que lleva consigo.

“Los edificios ahora utilizan una gran cantidad increíble de energía sólo en calefacción y refrigeración. De hecho, todos juntos hacen que se consuma un 16.5% de la energía primaria de EE.UU.. Queremos reducir esa cifra, manteniendo el control térmico individual, dice Sam Shames, quien inventó el Wristify con Mike Gibson, David Cohen-Tanugi y Matt Smith.

Esperamos ver muy pronto este producto en el mercado.

Vía | pocket-lint

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here